El objetivo de la bioconstrucción es crear edificios sostenibles y saludables. Si construimos nuestras casas y edificios con materiales naturales y saludables, optimizamos la orientación y la distribución de las mismas y utilizamos energías renovables, conseguiremos unas viviendas mucho más eficientes y económicas, ahorrando energía y agua.