Al construir un nuevo edificio o modificar el existente, muchas veces nos cuesta visualizar cómo quedará. Por eso utilizamos los proyectos 3D o renders, ya que éstos nos permiten ver el resultado final de una manera muy realista, ayudándonos a la hora de tomar decisiones.