Cuando queremos construir una nueva vivienda o reformar la que tenemos, muchas veces nos cuesta visualizar el aspecto que va a tener. Por eso utilizamos los proyectos 3D o los renders. Estos nos ayudan a ver el aspecto final de una forma más realista, facilitándonos la toma de decisiones.